Seiko kinetic Direct drive

Párate a repostar tu Seiko

Fue en 1986 cuando Seiko presentó su tecnología Seiko Kinetic. Desde entonces la evolución en este sistema ha sido evidente y podemos comprar relojes seiko con este sistema, sin ser necesariamente caro. Veamos una variante de Seiko Kinetic denominada Kinetic Direct Drive.

La serie Kinetic

Con la concepción de un mundo más limpio se concibe comprar relojes carentes de pila, ya sea por carga manual, solar, automáticos… Los relojes solares son una opción muy a tener en cuenta si realmente te quieres olvidar del reloj y que siempre funciones. Seiko fue algo más allá. Querían fusionar la precisión del cuarzo con el movimiento automático. La idea es transmitir nuestra energía mecánica de forma que se transforme en energía eléctrica que permita alimentar el movimiento de cuarzo.

Y así lo hicieron. En 1988 presentaron su primer Kinetic de forma comercial y hasta hoy han vendido millones de unidades con este sistema. Este sistema consigue que con una recarga de unos cuantos minutos, el reloj tenga energía por meses suponiendo un avance importante respecto a los automáticos reales que poseen cargas completas de no más de 2-3 días en el mejor de los casos. Es la mezcla entre el cuarzo y el rotor de un automático. Lo que podríamos denominar como híbrido.

seiko kinetic

Kinetic Direct Drive

Fue concebido 2007 para que puedas recargar manualmente tu reloj. ¿Cómo se hace? Muy sencillo. Colocando la corona en una posición concreta, se puede dar vueltas de forma que el reloj vaya transformando esa energía cinética en la recarga eléctrica que necesita el cuarzo para funcionar. Como si de una dinamo se tratara.

Pero…¿Cómo sabemos lo cargada que está es reserva? Tiene un indicador como si fuera un contador de revoluciones de un coche en el que podemos ver la carga que nos queda (hasta un mes como máximo). Además este indicador, en el momento en que estamos recargando, muestra la intensidad de nuestra carga. Es una forma real de ver cómo estamos transfiriendo energía al reloj.

seiko kinetic direct drive

Cuando empecemos a mover la corona, la aguja empezará a subir repentinamente. Cuanto  más largas y rápidas sean las rotaciones, más transferencia energética habrá. Después de cada rotación la aguja se parará indicando cuál es la energía transferida en horas. Podremos comprobar cómo cada rotación que damos, al caer la aguja, quedará parada cada vez más arriba, indicando por tanto, el tiempo de carga que le estamos dando.

Cuando paremos de recargar, mostrará una vez más el tiempo de reserva que se añadirá, entonces, la aguja caerá a cero y empezará subir hasta la reserva total.

En diversos vídeos de Youtube que hemos visto probando el sistema, aproximadamente unos 30 segundos recargando, dan para un día completo de reserva. Así que cómo hemos dicho al principio: Párate a repostar tu Seiko Kinetic. Un sistema que encontrará adeptos y detractores. Cuanto menos, es curioso.

Si quieres comprar relojes Seiko Kinetic Direct Drive te advertimos que baratos no son. La tecnología vale su precio.

Aquí tenéis un par de modelos:

¡Hasta la próxima entra de comprar relojes online!