La pulsera de los relojes de pulsera

Comprar relojes de pulsera está empezando a ser un arte debido a la gran variedad de marcas, modelos, colores, movimientos y prestaciones. Nos fijamos en la marca, en el diseño en los colores… ¿y en la pulsera? Es un elemento que debe cumplir muchas funciones y no podemos olvidar. Al fin y al cabo son: Relojes de pulsera.

La correa del reloj de pulsera

Todos tenemos claro que lo que define un reloj de pulsera es, precisamente, la pulsera para poder llevarlo en la muñeca. En realidad, a pesar de ser un elemento de suma importancia en nuestro reloj, se le suele dar menos importancia de la que tiene en principio. Si tenemos la intención de comprar relojes, el precio es lo primero en lo que nos vamos a fijar. Es lo que hay. Después vendrá la caja del reloj, su diseño, prestaciones y marca y la pulsera la tenemos como olvidada. La vemos como conjunto del reloj pero pocas veces nos fijamos más allá de su color.

Desde comprar relojes online hemos de alzar la voz, para darle a la pulsera del reloj de pulsera el artículo que se merece. No es lo mismo una pulsera para relojes de lujo que para relojes baratos. Todo va en concordancia en cuanto a calidades y materiales. No creo que te puedas imaginar un rolex con correa de plástico, ni un Casio F-91 con correa de oro. Simplemente, no es posible, aunque quien sabe…

Qué funciones debe cumplir la pulsera

La primera y más importante. Que sea resistente para no perder tu reloj. El reloj se mantiene en tu muñeca gracias a este elemento, por lo que el fabricante debe asegurarse de que el cierre, los pasadores y el material de la pulsera sean lo suficientemente seguros como para garantizar que tu reloj no se desprenda de tí. No será la primera vez que pierdo un reloj porque se rompe la pulsera y da una rabia… 🙁

Debe estar acorde con el diseño del reloj. El color y el material van a determinar en gran medida la coherencia con la caja y esfera del reloj. Un reloj metalizado con bisel y esfera blancos, está pidiendo un pulsera de color blanco a gritos. Un reloj deportivo resistente como los G-Shock o Pro-Trek de Casio, necesitan correas resistentes a mucho trote y por tanto serán de resina o caucho.

El material. Los relojes de pulsera deben llevar correas de buenos materiales que aseguren el reloj y no produzcan alergias en la piel. Tenemos pulseras de plástico, cuero, caucho, metal, textil… existen un sin fin de ellas.

 Ventajas e inconvenientes de las pulseras 

Pulseras de piel

La ventaja es la elegancia y el diseño. Un buen reloj con una bonita pulsera de piel siempre realza la caja y a quien lo lleve puesto. Desde la piel de vacuno más común hasta la más exótica de cocodrilo, no nos cabe duda que el reloj viste de otra forma. El inconveniente es que el cuero no se lleva bien con el agua y deberás procurar no ducharte ni bañarte con él si no quieres que se deteriore rápidamente. Los rayones y enganchones pueden desgarrar el cuero dejando la pulsera para tirar. Pero la elegancia no se la quita nadie.

Relojes de pulsera correa de cueroRelojes de pulsera, correa de piel

Pulseras de caucho, resina o siliconas

Preparadas para cualquier tipo de condiciones de maltrato. Los posibles rayones que puedan sufrir pasan desapercibidos y no “duelen a la vista”. Son resistentes al agua y sobre todo a la del mar, con su poder corrosivo. Aguantan tirones y los desgarros y roturas se ven muy raramente. Al no estar compuestas por eslabones o piezas como las de metal, la rotura es más difícil. Por eso, cualquier reloj deportivo estará compuesto por este material. El inconveniente es que no dejan que la piel respire adecuadamente y conviene no apretarlos demasiado. Hacen sudar la piel y es recomendable no dormir con ellos y lavar la parte en contacto con tu piel a menudo.

Relojes de pulsera, correa de cuachorelojes de pulsera correa de resina

Pulseras de metal

Estas son un híbrido entre resistencia y elegancia. Las que están bien construidas aportan seguridad al reloj. Son materiales duros y si la caja del reloj es de acero u otro metal, la pulsera mantendrá una continuidad en el diseño que hará que el reloj parezca de una sola pieza. Caja de metal y pulsera de metal se integran muy bien. Al estar construidas de eslabones, dejan pasar el aire y la piel respira adecuadamente. El problema más común es que alguno de los pasadores que unen los eslabones se rompa y el reloj se caiga y se pierda. Si el reloj de pulsera es de una reconocida marca y con acero de calidad, las probabilidades de que esto pase, se reducen enormemente.

Relojes de pulsera, correa de metal relojes de pulsera, correa de metal

Pulseras textiles

No son tan comunes pero tiene sus ventajas también. Son seguras, muy cómodas al adaptarse bien a la forma de la muñeca, dejan respirar la piel y aportan ligereza al conjunto. El que guste o no, es cuestión de cada uno. Seiko tiene un reloj automático muy famoso del que ya hemos hablado que monta correa textil y a mí particularmente me gusta mucho. Lo tienes en verde, negro y azul.

Relojes de pulsera, correa textil relojes de pulsera, correa textil

Y tú, ¿Qué correa prefieres para los relojes de pulsera?