Cómo funcionan los relojes Casio G-Shock

Han pasado 30 años desde que Casio pusiera a la venta su primer reloj G-Shock. Han sido decedenas y decenas de modelos, cientos más bien, que han pasado por las muñecas de muchos durante estos 30 años. ¿Pero sabes cómo funciona un G-Shock?

Han sido ya 30 años de G-Shock pero siguen adelante

Casio no es de estas firmas de relojes que crean un movimento, una tecnología y la dejan ahí. Casio es vanguardista y mejora día a día, año a año. Es algo indudablemente espectacular lo que la fábrica nipona puede llegar a investigar crear y poner en sus relojes. G-Shock se concibió como una serie de relojes que tuvieran una espectacular resistencia a casi todo lo imposible para un reloj. Además, hoy en día, los relojes Casio cuentan con numerosas tecnologías como movimiento solar, ajuste de manillas por radiofrecuencia y sensores de todo tipo para medición de variables ambientales (series Pro Trek).

¿Cómo funciona G-Shock?

No nos vamos a extender demasiado pero básicamente, las partes más sensibles del reloj están casi suspendidas. Sólo las sujeta unos pocos puntos de sujeción que permiten que la amortiguación frente a impactos etc etc. sea óptima, manteniendo el corazón del reloj “entre algodones”.

caja hueca g-shock

Esta es la fórmula principal de un G-Shock, pero además consta de protecciones adicionales. Elementos amortiguadores en las partes más delicadas protegen y añaden fiabilidad al reloj en su conjunto. Los botones exteriores siempre está protegidos por la carcasa exterior, haciendo que un fuerte impacto contra el suelo, no recaiga sobre un botón. Por eso las cubiertas externas de lo G-Shock pueden parecer aparatosas. Es normal, su único fin es proteger al máximo cada componente del reloj.

Todas estas medidas adoptadas y otras muchas que seguramente no sabemos, permiten resistencia a condiciones inimaginables como:

  • Resistencia a fuerza gravitacionales hasta 15 G. Recordamos que estas especificaciones las cumplen las cajas negras de los aviones.
  • Resistencia a bajas temperaturas. Los G-Shock funcionarán aunque las temperaturas sean bajo cero.
  • Resistencia a las vibraciones. Hacer deportes extremos de campo por ejemplo, producen vibraciones fatales para muchos relojes y sus piezas internas. En Casio también han pensado en ello con sus G-Shock.
  • Resistencia a impactos con martillo. Sabemos que cuando te compres tu G-Shock, lo primero que vas a hacer no es golpearlo con un martillo pero que sepas que lo aguanta y para demostrarlo no vamos a hacer que arriesgues tu propio G-Shock. Para eso están los videos demostrativos. Ahí va uno.
  • Resistencia a impactos por caída. Algo muy común al quitarnos o ponernos un reloj. Las caídas son sin duda uno de los puntos flacos de los relojes.
  • Resistencia a presión del agua (200 m). Todos los G-Shock están preparados para aguantar presiones de hasta 20 bares, lo que equivale a unos 200 m bajo el agua.
  • Resistencia a corriente eléctrica. La electricidad estática y las corrientes eléctricas pueden producir que dispositivos electrónicos y/o magnéticos

 30 años desde el primer G-Shock que a nuestro modo de parecer sigue teniendo mucho encanto y nos gusta su sencillez y sobriedad en comparación con modelos más actuales. Aquí os mostramos un par de imágenes del primero que se creo y un modelo más actual. Como dato decir, que Casio lanzó su primer G-Shock en Abril de 1983 y fue llamado G-Shock DW-5000C.

primer G-shockg-shock actual

Sólo nos queda saludaros desde Comprar relojes online y dar la enhorabuena a Casio por este hito.