Algunos relojes poco comunes

Otra vez os traemos una nueva entrada en comprar relojes online. Hoy, en nuestra particular curiosidad relojera os vamos a volver a contar algunas cosas que muchos desconocíais de los relojes. Tiene algo que ver con el artículo que hicimos ayer sobre los relojes de agua. Como sabéis los relojes antiguos carecían de lejos de toda la tecnología actual de relojes. Nada de cuarzo, nada de automatismos, relojes atómicos, etc. Simplemente medidas arcaicas pero bastante precisas en las que se basaban las civilizaciones remotas.

Si os pregunto por estos métodos para conocer la hora, nos diréis que un ejemplo claro es el reloj de Sol, o también puede serlo el reloj de arena, o para los que nos lean, el reloj de agua. Pues algunos más que pensamos os pueden interesar, algunos de ellos muy curiosos. ¿Quieres conocerlos?

El reloj de vela

Si señores, el reloj de vela. Era un sistema muy arcaico pero bastante utilizado, tan simple que hasta nos deja un poco descorazonados. El método para medir las horas bajo este mecanismo consistía en encender una vela hasta que se consumiese. Más o menos tiene cierta precisión ya que la vela se consume con bastante regularidad. Servía mucho para contar las guardias nocturnas (como el reloj de agua), que duraban hasta que se acabase la vela, y tenía la ventaja de que te permitía ver en la oscuridad.

reloj de vela. Comprar relojes online

En la dinastía Song, allá por los años 960-1279 se utilizaban velas para contar fracciones de tiempo.

Las horas canónicas

Este sistema para medir el tiempo (por aquella época no había tiendas para comprar relojes) data de la Edad Media en Europa. Tiene mucho que ver con la religión cristiana y consistía en medir el tiempo a partir de los rezos que realizaban los monjes en los monasterios. Por así decirlo, ellos eran los que marcaban el ritmo de vida del resto de la gente. Por aquella época se dividía el día en 7 partes, curiosamente las mismas que se pueden leer en el Libro de los Salmos, “Siete veces al día te alabaré”. A partir de aquí y los rezos que realizaban los monjes a horas separadas, el día se dividía de la siguiente manera:

  1. Maitines: medianoche
  2. Laudes: al amanecer
  3. Prima: Cuando sale el Sol (después del amanecer)
  4. Tercia: Una vez el Sol ya se encuentra visible al completo
  5. Sexta: al mediodía
  6. Nona: después de comer
  7. Vísperas: cuando se pone el Sol
  8. Completas: antes de dormir.

El reloj de fuego

Algo parecido al reloj de agua o reloj de vela que hemos visto anterior, este método basado en el uso de fuego como medida de las horas consistía en medir el tiempo en el que el fuego sigue vivo, regulado por la aportación de combustible. Más o menos era algo relacionado con la cantidad de combustible (líquido, madera, etc.)que se añadiera a la pila de fuego.

Bajo este sistema había algunas variantes entre las que se incluyen el reloj de vela, pero también hay otros como el palo de incienso o la mecha, un sistema que aunque parezca antiguo se utilizaba en la Primera Guerra Mundial.

El reloj de vapor

El reloj de vapor, aunque parezca que sigue la misma doctrina de los relojes arcaicos que hemos mencionado anteriormente, este va más allá y es algo más “moderno”. Utilizaba vapor para generar energía y mover las agujas de la esfera. Bueno, este mejor lo dejamos para una futura entrada porque tiene miga ;). Aquí dejo la pregunta: ¿Se pueden comprar relojes de vapor?

Y estos son unos cuantos relojes que se utilizaban en la antigüedad para medir fracciones de tiempo. Como podréis comprender la gente de épocas pasadas se basaba prácticamente en el Sol para controlar el tiempo y la duración del día, pero iban más allá en situaciones en las que no podían depender del Sol, como los días nublados o lluviosos, las noches, etc.

Espero que os haya intrigado este artículo de hoy dedicado a las curiosidades de los relojes. ¡Nos vemos el próximo día en comprar relojes online!